El aceite usado de origen vegetal está catalogado como residuo por la legislación (Orden MAM 304/2002) con el código LER 20 01 25. Esta catalogación de residuo al aceite usado de origen vegetal tiene como consecuencia que ha de tratarse como tal, y por tanto  es necesaria la intervención de una empresa autorizada en la gestión de residuos según Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.

Es por ello que hemos decidido pasar a la acción y recogemos el aceite usado de cocina: bares, restaurantes, hoteles, empresas de catering, industria alimentaria... y el más importante: el aceite usado doméstico.

El inadecuado tratamiento de este aceite tiene resultados muy nocivos para el medioambiente si nos deshacemos de él de forma incorrecta. Los principales afectados son los ecosistemas acuáticos, ya que al flotar el aceite sobre las aguas, forma una película impermeable al intercambio gaseoso, lo cual impide la correcta oxigenación del agua y, por consiguiente, su capacidad para albergar vida. Por esto, uno de los cometidos de las depuradoras de aguas residuales es eliminar las grasas que a ella le llegan.

El aceite usado doméstico representa el 88% del aceite que podría reciclarse... y esto supone una verdadera catástrofe medioambiental y económica para las administraciones públicas, ya que un solo litro de aceite vertido en la red de alcantarillado contamina 1.000 litros de agua.

El Plan Nacional de Residuos Urbanos (PNRU) contempló que en 2006 se reciclaría el 80% del aceite usado doméstico... huelga decir que no se ha cumplido. Ya no valen las excusas, en RastroSolidario hemos hecho posible que esta iniciativa no suponga coste alguno para la administración ni para los supermercados donde instalemos contenedores de aceite usado.

Al verter el aceite por los desagües estamos incrementando el coste de tratamiento de las aguas y, de forma indirecta suben las tasas que todos pagamos por su saneamiento. Es posible gestionar el aceite usado de forma correcta, generando además puestos de trabajo y recursos para acción social.

El reciclado del aceite usado de origen vegetal se enfoca a la fabricación de Biodiesel. Con este combustible sustitutivo del gasoil, damos salida a un residuo y utilizamos una fuente de energía renovable (aceite vegetal). Asi mismo se reduce la explotación de un recurso altamente contaminante como el petróleo, disminuyen las emisiones de azufre a la atmósfera (responsable de la lluvia ácida) y se colabora con un desarrollo sostenible del planeta.

La gestión que RastroSolidario ONGD hace con el tratamiento del aceite usado de origen vegetal comporta un triple Beneficio. Es la “Triple B” de nuestra Economía de los Valores

  • Beneficio económico: Ahorro en las estaciones depuradoras y gasto en productos químicos descontaminantes.

  • Beneficio medioambiental: reducción de la contaminación de las aguas y concienciación ambiental.

  • Beneficio social: el rendimiento obtenido por este rendimiento se destina a acción social mediante la puesta en marcha de iniciativas como AceiteSolidario, que permite a TODAS LAS ONGs beneficiarse a razón de 100€/Tonelada de aceite recolectado.

Biodiesel a partir de aceite usado de origen vegetal